nino_sol

Consejos para tomar el sol. Niños

Los ojos de los pequeños son más vulnerables que los de los adultos a los efectos nocivos de la radiación solar, por lo que resulta imprescindible protegerlos de la manera adecuada. El sol proporciona gran parte de la energía necesaria para la vida.

Concretamente, es imprescindible para sintetizar determinadas vitaminas, especialmente la D, necesaria para fijar el calcio. Aunque el exceso de exposición solar puede producir cambios patológicos tanto en la piel como en el sistema ocular.

Por eso se aconseja de:

– Los niños tienen que usar sombrero y gafas de sol siempre que vayan a estar al aire libre. Según la Organización Mundial de la Salud, entre las diez de la mañana y las dos de la tarde recibimos el sesenta por ciento de la radiación ultravioleta diaria.

– Nunca dejarlos que jueguen al sol entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde, ni siquiera con protección.

– Tener especial cuidado en la playa, ya que la arena blanca refleja hasta el quince por ciento de la radiación solar.

– Y los bebés menores de doce meses no deben tomar el sol.

El mejor aliado para proteger a los ojos son unas gafas de sol y sobre todo para la población infantil que aún no tienen desarrolladas las defensas de los adultos y además, suelen realizar muchísimas actividades más al aire libre.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar las conexiones darle un mejor servicio. Si sigue navegando, acepta su uso. Más información aquí.

ACEPTAR